Tú mejor que nadie sabes que con subir la persiana no basta y que jamás se deja de necesitar aprender novedosas herramientas que te apoyen a vender más y obtener la productividad que necesitas.

Y como la ayuda es poca, deseamos compartir contigo estos tips que todo propietario de restaurante debe conocer:

El marketing no hace milagros

El marketing es el paso final que debes ofrecer cuando todos los recursos de tu restaurante permanecen en su sitio. Un criterio que está bien determinado, con un menú rentable y una administración eficaz, son los causantes en parte importante, de que tus ventas crezcan.

Debes usar el marketing para obtener ingresos extras u ofrecer un empujón a las ventas en los momentos clave, pero no es la solución mágica a una mala localización, un criterio incorrecto o un menú que se ha diseñado sin calcular la productividad de los platos. Lo mejor va a ser examinar qué está fracasando y buscar la formación correcta para resolver tus inconvenientes de la mano de un experto.

La localización importa y mucho

La localización es fundamental ya que de ella dependerán además tus ventas. Las grandes cadenas de restaurantes gastan mucho dinero en sitios seguros e ideales para su modelo, en lo que otros optan por un alquiler económico, sin que importe el área, con la esperanza de que la clientela decida ir ahí.

Cree que, si por ejemplo, el 50% del tráfico de un restaurante llega por el hecho de estar en un área de gran circulación y buena visibilidad, una ubicación pobre generará la mitad de aquellos ingresos. Tal vez sea una mejor elección invertir un poco más en una localización idónea y que se compense con unas buenas ventas a aguardar que los consumidores te busquen. No lo harán.

No te excedas en el gasto de alquiler

Lo que acabamos de decirte en el punto anterior, no implica que debas ir en busca del mejor local de la localidad. Porque no nos engañemos, tu presupuesto no es ilimitado. Sin embargo, aquello tampoco va a impedirte elegir la mejor alternativa.

Te proponemos que cuando tengas claro tu modelo de comercio e identifiques a tu comprador, busques por ejemplo zonas en las que tu comprador trabaje o viva, pero donde exista facilidad para tener contacto con él.

Si tu restaurante se va a poner en una calle donde no se va a poder aparcar y además no hay tráfico de consumidores que caminen por el área, la visibilidad no va a ser la mejor. Halla una región en la que alrededor se sitúen otros negocios que a tus consumidores además les interesen y esto te facilitará las cosas.

Presta atención a cómo los consumidores utilizan tu restaurante

Prestar atención a tus consumidores te dirá mucho sobre lo que ellos anhelan, debido a que puede que no sea exactamente lo que pensabas.

Te doy un caso muestra: en una cadena de jugos, que además da bowls de Açaí y tostadas gourmet, estaban convencidos de que su modelo de comercio más rentable era un local diminuto de Take away.

No obstante, cualquier persona que pasara por ahí podía ver cómo los consumidores querían utilizar los muy pocos asientos accesibles y tomar ahí lo pedido. Luego de consultar con un experto, determinaron que su siguiente abertura sería tipo café en una zona que contaba con un gran aparcamiento y donde el tráfico de consumidores que acudirían en automóvil era bastante elevado.

Sin dudas esto incrementaría las ventas, porque ahora sí contarían con espacios donde la clientela logre gozar de sus bowls de Açaí, en vez de obligarlos a llevárselos a otro lugar o que tuvieran que comerlo sentados en sus autos. Porque la carencia de tranquilidad seguramente produciría que no volviesen más.

Cuando analices cómo tus consumidores adaptan tu producto o local, esto te ayudará a adaptarte a ellos y que de esta forma logren gozar mejor de la experiencia.

No te centres (de entrada) en los días con las ventas más bajas

Dedícate a incrementar tus ingresos los días en que los consumidores ocupan tus mesas. Constantemente, los restaurantes enfocan sus tácticas de marketing en Happy Hour o descuentos. Y aun cuando en otros momentos funcione, tu primer objetivo debería ser otro.

Tiene muchísimo más sentido resolver los cuellos de botella que generan que las peticiones tarden en salir de la cocina, gestionar la rotación de las mesas de forma más eficiente o hacer comercialización sugestiva en cada pedido.

La iniciativa es aprovechar el momento en donde el cliente desea gastar su dinero contigo. Temporalmente, un incremento del 10-15% en las ventas en dichos momentos, va a tener un efecto mucho más grande que intentar colmar tu restaurante con personas que buscan un descuento. Y sin mencionar que no haya que hacer descuentos, sencillamente escoger el momento para ellos y no convertirlos en tu táctica preferida.

Vende menos para ganar más

Ciertos dueños de restaurantes consideran que una oferta más grande ayuda a incrementar las ventas. Parece contradictorio, pero la mayor parte de las veces esto no funciona. En su lugar, hace que el término no quede claro y crea una carga extra en la cocina.

En esta situación, lo primero es analizar la oferta de hoy, calcular el precio de cada plato y su productividad, la facilidad de preparación y la demanda de los consumidores. Desde allí, selecciona el menú con los platos que cumplan con estas referencias. El resultado no es solo una mejor productividad en las ventas, sino un incremento en las ventas generalmente.

Por epiba74

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *