Hay herramientas que te periten conocer este dato. Además, algunos tips para aumentar la velocidad.

Hay diferentes plataformas para saber cuál es la rapidez real que tiene tu conexión de internet. Cabe poner en claro que por más que se contrate un servicio de una porción definida de megas lo cierto es que dicha rapidez no es constante: sufre variaciones en todo el día que están sujetas a diversos componentes, tales como la proporción de dispositivos conectados.

En este sentido, y como se dijo previamente, hay muchas aplicaciones y sitios a los que tienen la posibilidad de recurrir para evaluar la rapidez de la conexión en diferentes instantes del día. Algunos de los servicios más célebres son Speedtest.net, Speedof.me o Fast.com, entre otros.

En las pruebas llevadas a cabo, que demoran menos de un minuto, se verá la rapidez de carga y descarga, así como el ping, que es un parámetro de latencia y mide cuánto tardan los datos en viajar de ida y vuelta al servidor que se está probando. En resumen, el ping mide, en milisegundos, la cantidad de tiempo que tardan en conectarse tu conexión local con un equipo remoto en la red IP.

Cómo mejorar la calidad de la conexión

Conexión por ethernet y localización del router. Hay varias preguntas a considerar para optimizar la calidad de la conexión. Lo ideal, es conectar los equipamientos de forma directa al router. De dicha forma se obtendrá la mejor rapidez viable dentro de lo que ofrece el servicio, sin embargo si aquello no es posible, y se debe conectar vía wifi se debe buscar que el router se encuentre situado en una región donde la señal no padezca obstrucciones. Es decir: lejos de paredes, metales, agua y electrodomésticos. Lo ideal es que se encuentre en el centro del hogar y en una región alta.

Escoger entre 2,4 GHz y 5 GHz. El wifi de la más grande parte de routers opera en 2 bandas: una de 2,4 GHz y otra de 5 GHz. La de 2,4 GHz tiene una longitud de onda más extensa, lo que le da más grande alcance. De todos métodos, su rapidez es menor. Sin embargo, la de 5 GHz tiene menos alcance, sin embargo da más grande rapidez. Teniendo presente, escoger cuál podría ser la mejor alternativa conforme con la necesidad del cliente.

Repetidores. Lo cual hace un repetidor es recibir la señal del router y reenviarla, lo que ayuda que llegue con más magnitud a varias regiones del hogar u oficina (de una planta a otra, por ejemplo), sin embargo con una calidad menor a eso que ocurriría si estuviésemos cerca del router.

Tecnología powerline (PLC). Este sistema usa el cableado eléctrico que existe en casa para conectarse a la red. Son amplificadores de señal empero no repetidores. Los adaptadores permiten generar un nuevo punto de ingreso en cualquier toma corriente y funciona inclusive en domicilios con diferentes etapas eléctricas.

Wifi mesh. El wifi mesh, por otro lado, está formado por un router o estación principal y uno o diversos satélites que se conectan entre sí para mejorar la cobertura de la red. El sistema wifi mesh hace una administración inteligente en este sentido: es capaz de conectar dispositivos a la mejor alternativa que tengan en aquel instante. A diferencia de esto, los repetidores no se comunican entre sí sino que lo elaboran solo con el router.

En la situación de las redes wifi mesh, la administración avanzada de la red posibilita conseguir una mejora de los recursos y por ende, superiores resultados. Se preserva la misma red wifi, SSID y contraseña en un sistema de satélites que se retroalimentan entre sí para que se disponga de la mejor señal viable de acuerdo con el instante y sitio. Podría ser mu eficaz para domicilios gigantes o en los que, por la distribución, la señal no llega de manera correcta a todos los rincones.

Por epiba74

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *