Nosotros mismos te ayudamos a conceptualizar cuál de dichos materiales escoger para tu vivienda.

Faltan pocos días para que llegue la primavera y, con ella, los días calurosos ideales para un chapuzón refrescante en la pileta. Si estás pensando en instalar una en el hogar, hay numerosas preguntas a considerar: materiales, diseño, tamaño, espacio disponible.

Te contamos los beneficios y contras de las piscinas de hormigón versus las de fibra de vidrio, ambas posibilidades más elegidas donde se pueden agregar distintos ítems para mejorarlas, como cubre piletas de seguridad.

Fibra de vidrio: velocidad y simple mantenimiento

Las piscinas de fibra de vidrio cuentan con el beneficio de la instantánea instalación, que en varios casos se puede hacer en un día, aunque después lleva ciertos más para la colocación del sistema de filtrado y la senda perimetral. Este ahorro de tiempo se refleja en el costo, que suele ser inferior a la de hormigón.

Además, el mantenimiento es más simple y, en caso de roturas, la compostura puede desarrollarse en uno o 2 días, dependiendo de el tamaño del mal, se puede salvar de limpiarla tan seguida con un cubre piletas.

Si bien las dos posibilidades necesitan del mismo proceso de filtrado y limpieza, la pintura usada con este material rígida más en la era.

Como contra, tenemos la posibilidad de nombrar que, al tratarse de construcciones prefabricadas, los diseños y tamaños son limitados.

Hormigón: personalidad y diseño

El punto intenso de la pileta de material es la independencia en el diseño y tamaño. Cada quien puede crearla a su gusto, necesidad y disponibilidad de espacio en el hogar.

Al hacerla a medida, existe una época de obra a contemplar, que se puede alargar hasta varias semanas de trabajo.

Además, como necesita más grande mano de obra, el precio final se encarece entre un 20 o 30%. Además de que, por las condiciones de los materiales, requiere que se la pinte alrededor de cada 2 años.

En caso de roturas, según la gravedad de la compostura, puede demorar diversos días.

Ya conocés los pros y contras de dichos 2 materiales, ahora la votación de uno u otro dependerá de las necesidades y recursos que cuentes al instante de instalar la piscina en el hogar.

No te preocupes por el mantenimiento de la pileta, escogí vivir en un depto con cada una de las amenities.

El riesgo de las piscinas de plástico en el verano del Coronavirus: por qué no se debe montarlas en las terrazas

Las ventas de dichos recursos se han disparado en las últimas semanas, con el peligro que ello conlleva. La prevención es fundamental para eludir accidentes.

Al rededor de agosto de 2007, una niña falleció en Barcelona una vez que su terraza se vino debajo por el peso de una piscina hinchable. Entre 2.000 y 3.000 litros de agua hicieron que el suelo (y techo de un cobertizo) cediera y se desprendieran piezas de un muro adyacente.

Una de las partes de el muro ha sido lo cual golpeó a la menor y se cobró su historia. Además, otros 3 menores resultaron lesionados en este infortunio.

Los ejemplos de sucesos semejantes abundan en las hemerotecas, si bien no es común que un percanse de estas propiedades se cobre una vida. No son pocos los peligros de poner exceso de peso en una terraza, y las piscinas desmontables son una forma simple de sobrepasar el aguante del suelo.

Si en otros términos noticia es pues esta clase de piscinas ha experimentado un monumental aumento en sus ventas en las últimas semanas.

Con las piscinas públicas en un impasse a la espera de qué deciden las autoridades en relación a su abertura, muchas familias han decidido aprovisionarse y montar su propia piscina en el hogar. El grande francés de bricolaje Leroy Merlin garantiza que las ventas han incrementado un 350% respecto al año anterior, con el peligro que ello conlleva. Es decir lo cual nos espera en el verano del Coronavirus.

Como cabría aguardar no hay una legislación específica para la colocación de piscinas hinchables en una terraza. La ley sugiere que cada metro cuadrado forjado de una casa debería poder tolerar un peso de 200 kilos, algo que debe bastar para muebles e individuos.

Por cierto, es bastante común que los arquitectos apliquen márgenes de estabilidad para ofrecer una más grande firmeza a las estructuras y que logren soportar hasta 350 kilos por metro cuadrado.

Si echamos un vistazo a las piscinas más vendidas este año en Leroy Merlin pudimos encontrar la BESTWAY Ø por 249 euros. Este vaso desmontable tiene una capacidad de 9,15 metros cúbicos, lo cual traducido en litros de agua (y, por consiguiente, en kilos) son 9.150.

Este piscina encierra un área de 10 metros y medio. Suponiendo que alguien disponga de parecido hueco en una terraza, si la montamos allí, cada metro cuadrado tendría que tolerar 870 kilos, o sea, algo definitivamente inviable.

Otra piscina que se está vendiendo mucho es la INTEX desmontable tubular de PVC. Esta segunda tiene el peso más repartido debido a que engloba bastante más de 9 metros cuadrados con un volumen de 1.880 litros. Esto se traduce en que cada metro cuadrado aguantaría 208 kilos de peso.

Aquello implicaría estar bastante al límite. Sin embargo ojo, con la piscina vacía. El peso de numerosas personas podría desencadenar una página en la parte de sucesos. Conclusión: no compre estas piscinas a menos que tenga jardín.

Por epiba74

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *